¿El ayuno intermitente es seguro para personas con diabetes tipo 2?

Jesús Spinola
CEO

El ayuno ha existido desde que existe el hombre. En sus inicios, ayunábamos involuntariamente debido a que el acceso a los alimentos estaba determinado por nuestra habilidad para cazar, o simplemente porque había escasez o sequía o algún otro factor de fuerza mayor. Así nos acostumbramos a andar sin comer por largos períodos de tiempo y nos desarrollamos como especie. 

Hoy, el ayuno se ha convertido en una práctica voluntaria; ya sea por cuestiones religiosas, espirituales o de salud, mucha gente lo practica y su popularidad ha crecido en los últimos años. 

¿QUÉ ES EL AYUNO INTERMITENTE? ¿CÓMO FUNCIONA?

Ayunamos a diario. Cuando dormimos es uno de los principales períodos de ayuno que rompemos con el desayuno (de ahí el nombre). Sin embargo, el ayuno intermitente pretende que pasemos períodos mucho más largos sin ingerir alimentos. Las formas de ayunar son variadas y se puede lograr de maneras diferentes. 

Algunos se saltan el desayuno y no comen nada después de las 8 pm. Otros pasan periodos de 24 horas, en días no consecutivos sin comida y luego comen porciones mayores el restante de los días de esa semana. Hay otros que restringen la ingesta de calorías durante dos días separados de la semana, entre otras. 

La realidad es que existen muchas maneras de ayunar intermitentemente; mientras no comamos a propósito durante un período de tiempo, estamos en alguna capacidad, ayunando. 

EL AYUNO INTERMITENTE Y LA DIABETES 

Se conoce que dentro de los beneficios del ayuno intermitente está, por ejemplo, la mejora de la presión arterial, el colesterol, pérdida de peso, disminución de la ansiedad y la depresión. También ayuda a prevenir enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson y el Alzheimer, y a expandir la “plasticidad sináptica” (marcador biológico del aprendizaje y la memoria).

Ahora, ¿qué pasa si practicas el ayuno intermitente estando diagnosticado con diabetes tipo 2? Ciertos investigadores sugieren que produce un cambio metabólico en el cuerpo, pasando del uso de la glucosa como fuente primaria de energía al uso de la grasa. Esto, en teoría, sería de una enorme ayuda al disminuir la necesidad de insulina que se necesita producir, o en este caso, suministrar.  

De los principales beneficios atribuidos al ayuno, cuando se habla de diabetes tipo 2 es la disminución de la grasa visceral, lo cual ayuda prevenir enfermedades cardiovasculares entre individuos que además de diabetes, presentan signos de obesidad.

Otro beneficio del ayuno intermitente es que mantiene la masa magra y ayuda a que disminuya la masa grasa más rápido que con una dieta tradicional. Esto hace que la masa muscular no se pierda a un ritmo tan acelerado que con una restricción calórica tradicional. 

Existen pacientes que utilizan el ayuno para después poder comer a su antojo sin miedo a elevar los niveles de glucosa en la sangre. Sin embargo, la eficacia de esto en personas con diabetes es sujeto de debate.

¿ES PARA TI? ¿DEBERÍAS INTENTARLO?

Hasta la fecha, no existe ninguna prohibición en torno al ayuno intermitente en personas con diabetes. De hecho, algunos estudios han demostrado mejoras en ciertos aspectos clave del manejo de esta condición, tales como niveles de A1C, resistencia a la insulina, presión sanguínea y pérdida de peso. 

Sin embargo, otros estudios clínicos también han reportado numerosos efectos secundarios del ayuno intermitente, entre los cuales destacan mareos, dolores de cabeza, hambre e hipoglucemia. 

Si una persona que vive con diabetes decide iniciar un régimen de ayuno intermitente (habiéndose asesorado anteriormente con un médico, por supuesto), será necesario que ajuste su régimen farmacológico para compensar la caída en los niveles de glucosa y evitar una hipoglucemia durante un periodo de poca ingestión calórica.

Amae es el primer seguro diseñado para personas que viven con diabetes tipo 2; conoce más sobre nuestros paquetes con seguimiento médico, planes de dieta y ejercicio e indemnización por complicaciones aquí.